hermanos MorataFachada de la casa donde han hallado a tres hermanos ancianos asesinados y quemados.

Detenido el presunto asesino de los hermanos de Morata

| 22/1/2024 13:46 | Actualizado: 22/1/2024 16:21

Agentes pertenecientes al Grupo de Homicidios de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Madrid, en el marco de la ‘Operación Calvario’, han detenido a una persona por su posible relación con el triple homicidio descubierto el pasado jueves en el municipio madrileño de Morata de Tajuña, ha informado la Comandancia de Madrid.

El detenido es Dilawar Hussain F.C., pakistaní de 43 años, apodado ‘El Negro de Morata’, quien se presentó de forma voluntaria minutos después de esta medianoche en el cuartel de la Guardia Civil de Arganda del Rey, reconociendo su participación en los hechos relacionados con la muerte a golpes de tres hermanos septuagenarios hallados en el interior de una vivienda de Morata de Tajuña. Se trataba de Amalia, Pepe y Ángeles G.A que fueron encontrados asesinados el jueves en su casa.

La identidad de este hombre coincide con la del principal sospechoso que manejaban los agentes del Grupo de Homicidios, puesto que existen antecedentes de graves lesiones con un martillo a una de las víctimas el pasado año, un arma que podría haber utilizado ahora para matarles y que no se encontró en la escena del crimen.

Sí se halló una pistola de fogueo que habrían comprado los hermanos para defenderse de sus amenazas. Además, ni las cerraduras ni las ventanas de la vivienda de Morata en la que se hallaron los cadáveres estaban forzadas, por lo que los investigadores sospechaban desde el principio que abrieron la puerta a algún conocido o éste tenía las llaves.

En estos momentos el detenido se encuentra en el Acuartelamiento de Rivas Vaciamadrid, donde prestará de nuevo declaración. Mientras tanto, esta tarde los agentes realizarán un registro en una casa y local del detenido en Arganda del Rey, donde regenta un locutorio, por si encuentran el arma del crimen u otras pruebas que le involucren.

El arrestado vivió varios meses con las víctimas, que le habían alquilado una habitación en la casa para sacar un dinero extra, según contó el viernes el alcalde de la localidad, Francisco Villalaín.

Dilawar Hussain supuestamente abofeteó a Amelia, ya que le había prestado entre 50.000 y 60.000 euros que no le había devuelto, cuando le habían prometido que lo harían con muchos intereses. En ese momento ella no le denunció. Pero luego en febrero volvió a agredirla, esta vez con un martillo en la cabeza, lo que le provocó importantes lesiones. El ‘Negro de Morata’ fue detenido y tras un juicio condenado a prisión, de la que salió el mes de septiembre.

Ajuste de cuentas, principal hipótesis

El arrestado habría confesado que les mató por esta deuda relacionada con una estafa amorosa. Desde el entorno de los fallecidos han contado a los agentes que hace al menos un lustro las hermanas habían contactado con dos supuestos militares, con los que entablaron una relación pseudoamorosa a distancia.

Pasado un tiempo, uno de los presuntos militares les informó que el otro había fallecido y que necesitaba una importante cantidad de dinero para poder cobrar una herencia de 7 millones de euros, pero a cambio les tendrían que enviar unos 400.000 euros «para los trámites administrativos».

Desde entonces, una de las fallecidas comenzó a mandar dinero a la cuenta de su ‘novio’ estadounidense Edward, quien no cesaba en pedirle cada vez con más frecuencia le exigía que le enviara más cantidades con diversas excusas.

A pesar de que amigos, familiares y empleados del banco les alertaron de que habían caído en las llamadas ‘estafas amorosas’, las hermanas insistían en que el romance era verdadero mientras se endeudaban para satisfacer las demandas del supuesto amante, llegando a pedir dinero a varios conocidos.

El hallazgo de los cuerpos

Los vecinos alertaron hace unos días al Ayuntamiento de la localidad de que llevaban un mes sin ver a los hermanos, muy conocidos en el municipio porque participaban en muchas actividades sociales y culturales. Al principio pensaban que se habían ido de vacaciones, pero como no respondían a llamadas y mensajes se alertaron.

El pasado lunes la Policía Local procedió a la confección de las diligencias judiciales iniciales, en coordinación con puesto de la Guardia Civil del puesto de la localidad. Así, iniciaron gestiones con el Juzgado de Instrucción de Arganda del Rey, que remitió la orden judicial de entrada en el inmueble, situado en la avenida de España número 18.

Así, a las 11:30 horas de este jueves efectivos del Equipo Territorial de Policía Judicial de la Guardia Civil de Arganda realizaron una entrada en un domicilio, con autorización judicial, hallando los tres cadáveres. Se encontraban «parcialmente quemados, apilados y con restos de sangre», han indicado las mismas fuentes.

Agentes de la Científica y Homicidios de la Guardia Civil, que se encargan de la investigación, han recogido numerosos vestigios y pruebas en la casa y están hablando con familiares y vecinos de los difuntos. Las dos mujeres llevaban varios años jubiladas y el hermano padecía una discapacidad.

La casa en la que los hallaron era su segunda residencia. Tenían otras viviendas en España, que podrían haber vendido para satisfacer las peticiones del supuesto amante o de los deudores, algo que tendrán que examinar los investigadores. Las autopsias aún no han concluido.