aula

Primer día de ‘vuelta al cole’: bajo ratio de docentes positivos, un aula confinada y una escuela infantil cerrada

| 09/9/2020 07:59 | Actualizado: 09/9/2020 10:52

Ayer, alrededor de 412.000 escolares, los correspondientes al segundo ciclo de Educación Infantil, así como 1º, 2º y 3º de Primaria, y Educación Especial, regresaron al aula. A esta cifra, se sumó la incorporación de un total de 6.000 docentes de refuerzo ante la incidencia del Covid.

Tal y como reconoce el presidente del Consejo de Directores de Madrid, Óscar Martín Centeno, han sido días de mucho trabajo y «agobio» para tener todo listo de cara a la ‘vuelta al cole’. En este sentido, Martín ha declarado que todo este trabajo de última hora se debe a que, en un primer momento, se había previsto iniciar el curso en un escenario que no requería bajada de ratios.

Sin embargo, finalmente se ha optado por presencialidad total hasta 2º de la ESO y semipresencialidad para el resto. Además, entre las novedades de este curso escolar atípico, destacan: la bajada de ratios; la obligatoriedad de usar mascarilla, a partir de los seis años; la incorporación de un coordinador Covid, y la realización de tests al personal de los centros.

Bajo ratio de docentes positivos

Precisamente, gracias a la realización de tests al personal de los centros, Begoña Villacís adelantó que, de los 1.500 profesores de escuelas infantiles de la ciudad de Madrid, tan solo dos docentes habían dado positivo tras realizarse la prueba PCR, un 0,13 por ciento del total. En este sentido, y teniendo en cuenta el bajo porcentaje de positivos entre los profesores de las escuelas infantiles, Villacís aseguró que «el primer día transcurrió con toda la normalidad, y por ahora funciona todo bien«.

Por su parte, Isabel Díaz Ayuso anunció el fin de semana que la Comunidad ha realizado más de 66.000 test serológicos a docentes y personal de los centros educativos de la autonomía. De todos ellos, el consejero de Educación y Juventud de la Comunidad de Madrid, Enrique Ossorio, cifró “entre 2.000 y 2.500” los docentes que tendrían que someterse a una PCR tras dar positivo antes del regreso a aulas. De esta manera, el ratio de profesores con resultados positivos en las pruebas realizadas en la Comunidad de Madrid no alcanza el 4 por ciento.

Una clase confinada y una escuela infantil cerrada

Sin embargo, en línea con la información obtenida de docentes y alumnos gracias a los datos obtenidos de las pruebas serológicas, el Liceo Francés de Madrid anunció ayer el confinamiento de un aula debido a un positivo. En concreto, se trata de una clase de 1º de Primaria que se encuentra en aislamiento preventivo tras haber dado positivo en Covid-19 uno de sus alumnos.

La noticia se dio a conocer por una circular publicada por el centro y, según declararon, los padres se muestran «tranquilos» ante la respuesta rápida del centro así como esperan que «lo puedan controlar». Por su parte, la directora general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Elena Andradas declaró que puede tratarse de un falso positivo y «se está valorando la situación». A pesar de ello, «la dirección del centro ha decidido cancelar la actividad en ese aula», añadió.

Además de la noticia del caso positivo en el Liceo Frances, Andradas anunció ayer el cierre de una escuela infantil por casos Covid-19 de la directora y una profesora. Durante una rueda de presa para informar sobre la situación epidemiológica, Andradas recordó que las escuelas infantiles se abrieron con carácter general la semana pasada.

¿Cuándo se declara un brote en el aula?

Ayer, Enrique Ossorio, anunció que se considerará que hay un «brote» en un aula cuando haya tres o más contagios en la misma, aunque dependerá también de la tipología de la misma.

Ossorio explicó que, ante un caso positivo en una aula, será diferente cada situación. Por este motivo, argumentó que habrá que analizar si se trata de un grupo de convivencia estable (GCE) o de un espacio donde se respetan los 1,5 metros de distancia.

Teniendo en cuenta estos dos escenarios, Ossorio afirmó que en el primer de ellos, todos los alumnos se irían a casa durante 14 días. Sin embargo, en el segundo, solo sería el positivo y sus contactos más estrechos, tal y como se recoge el protocolo contemplado en el ‘plan de vuelta al cole’.

Por último, detalló que el extremo final se daría si se comprueba que hay una transmisión «sin control» dentro del centro, caso en el que se cerraría el colegio durante catorce días y «la educación sería a distancia».

Positivos en grupos de convivencia estables

El Protocolo de actuación ante la aparición de casos de Covid-19 en centros educativos de la Comunidad de Madrid establece que, cuando haya un caso confirmado de Covid-19 en un GCE, se indicará el cierre del aula. Además, todas las personas pertenecientes al mismo deberán permanecer en cuarentena durante 14 días.

Por otro lado, si el caso no pertenece a un GCE se indicará la cuarentena de los contactos estrechos y el seguimiento de la actividad educativa normal por parte del resto de la clase. La aplicación de los GCE afecta a las etapas de Educación Infantil, Primaria y Educación Especial y el objetivo de los mismos es permitir que sus integrantes puedan socializar sin mantener la distancia de seguridad.

Una inversión económica sin precedentes

En el ámbito económico, la inversión de cara al nuevo curso escolar ha sido «histórica». Así lo declaró la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, al destacar el «esfuerzo económico sin precedentes» llevado a cabo. En concreto, se ha producido un incremento de 370 millones de euros para aumentar los recursos humanos y materiales en los centros educativos.

«Jamás la Comunidad de Madrid había invertido tanto dinero para la vuelta al colegio«, afirmó la presidenta. En esta línea, declaró que dicha aportación se ha centrado en la puesta en marcha de medidas y protocolos en los centros escolares, con el fin de hacer posible la continuidad de la educación de los niños y jóvenes madrileños, podrá ampliarse, en función de la situación sanitaria.

Ayuso añadió que se está celebrando un inicio de curso «inédito y complicado», que marcará «un antes y un después». Y, en este sentido, remarcó el papel de la comunidad educativa. «Están formando parte de tiempos excepcionales que requieren de unión, de creatividad, de empuje, de solidaridad ante la adversidad, ante los tiempos que tienen por delante».

Redacción