policía fraudes

La Policía Nacional abrirá en Madrid un Grupo especializado en fraudes informáticos

| 05/2/2024 06:55

La Jefatura Superior de la Policía de Madrid está trabajando en la creación de un Grupo de estafas tecnológicas y fraudes electrónicos en la Brigada Provincial de la Policía Judicial ante el aumento exponencial de este tipo de delitos en los últimos años, han indicado fuentes sindicales.

De hecho, se han llevado a cabo en enero varias reuniones con representes sindicales. Según señala el SUP en un comunicado, el pasado día 18 mantuvieron un encuentro, en el que desde Jefatura les confirmaron la creación del Grupo y su ubicación en la comisaría del distrito de Retiro «ante el incremento de todo el fenómeno de los delitos de estafa relacionados con las nuevas tecnologías, que ha sufrido un incremento muy importante en Madrid y que evidentemente queda reflejado en los datos oficiales».

Según las últimas estadísticas del Ministerio del Interior, durante los primeros nueve meses de 2023 se registraron en toda la Comunidad de Madrid un total de 303.465 infracciones penales. De ellas, 246.166 corresponden a delitos convencionales, que descienden un 1,6%.

Estafas informáticas

El resto de delitos -casi un 19% del total- son cometidos por medios ciber, y son los que aumentan un 19%, al pasar de 48.139 a 57.299 ahora. Entre ellos, las estafas informáticas son la mayoría, 51.968, el 90% del total. A ello se suman los incrementos registrados desde la pandemia.

Unos fenómenos delincuenciales que «necesitan ser tratados de forma global y centralizada en una Unidad que pueda dar respuesta integral a los mismos, que estará supervisado por la Brigada de Provincial de la Policía Judicial», señala el SUP en el comunicado.

Se pretende así responder a la cantidad de denuncias planteadas por los ciudadanos, «que busque nexos de unión entre todas ellas y que pueda abrir nuevas líneas de investigación que redunde en la mejora del tratamiento de este delito, consiguiendo un mayor esclarecimiento de hechos que minimice la sensación de impunidad que queda en el ciudadano, que ve cómo este tipo de hechos, finalmente, no son esclarecidos en muchas ocasiones».