alcalde de torrejón

Ignacio Vázquez, alcalde de Torrejón: «Somos una ciudad hospitalaria, humilde y noble»

| 15/4/2021 11:00 | Actualizado: 27/4/2021 10:46

Madrid 365 ha conversado con Ignacio Vázquez, alcalde de Torrejón de Ardoz, sobre cómo ha sido la gestión del municipio durante la pandemia y qué objetivos se plantean de cara al futuro.

Esta ha sido una legislatura singular, en la que antes de cumplir un año nos vimos inmersos en una pandemia mundial. ¿Qué valoración hace de estos casi dos años al frente del Ayuntamiento?

I.V. Bueno, pues es una valoración atípica. A estas alturas a nadie se le escapa que la vida ha cambiado con la pandemia y, por supuesto, todos los planes y todos los objetivos que se marcaba una Administración pública como la nuestra saltaron por los aires. Con la llegada de la pandemia, como Administración nos tuvimos que reconvertir y reinventar para cumplir el objetivo por el cual estamos aquí, que es intentar ayudar a nuestros vecinos.

Por supuesto, hemos sufrido muchísimo, demasiado. Mucha gente se ha quedado por el camino, pero precisamente por ellos merece la pena que luchemos y que salgamos más unidos como sociedad. Yo sólo tengo palabras de agradecimiento para todos los vecinos en general, por su encomiable ejemplo que han dado a todos, pues el lado humano que tienen las tragedias es brutal y muy importante. Aún así, me niego a darme una nota. Hemos hecho todo lo que humanamente hemos podido, pero en una época tan dramática y tan dura como ésta, nunca puedes titular tu trabajo como bueno.

¿En qué medida ha afectado la pandemia al desarrollo de los proyectos que tenía para esta legislatura?

I.V. Si bien es cierto que muchos planes previstos para 2020 saltaron por los aires, tampoco hemos dado de lado absolutamente todo. Ya hemos aprobado inicialmente nuestros presupuestos y obviamente son muchos los objetivos que tenemos que hacer y que corresponden a los dos principios generales que mueven nuestros presupuestos: Por un lado, seguir acometiendo el mayor proceso de transformación y mejora de nuestro municipio en cuanto a servicios e infraestructuras y, por otro, mejorar o intentar mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos.

En esto se incluye también, cómo no, incentivar la llegada de actividad económica, que entronca con el principal problema que, más allá de la pandemia y de la salud, tienen los torrejoneros, que es la falta de empleo. Además, dentro de poco habrá la inauguración de un nuevo centro hospitalario, en este caso privado, que también dinamizará una parte de nuestro municipio, y obviamente eso también es bueno y genera actividad económica y empleo aparte de muchos ingresos.

Somos una ciudad absolutamente solidaria y por eso hemos duplicado las cuantías económicas que se dan a las personas que cumplen una serie de requisitos y que por desgracia lo están pasando mal en la pandemia. Asimismo, estamos inyectando dinero a aquellas entidades que colaboran con nosotros desde el punto de vista social y que son tan importantes para ayudar a nuestros vecinos. Resumiendo, en líneas generales lo importante es que salgamos más reforzados como ciudad y como vecinos, y que no dejemos a nadie atrás en una época tan dura.

¿Qué iniciativas se están tomando para impulsar la actividad en la localidad?

I.V. El año pasado lo primero que se hizo fue dar ayudas directas. Fue un año durísimo, por lo que se pusieron en marcha dos líneas de ayudas directas tanto para la hostelería y restauración como para el comercio. Eran ayudas de 1.000 euros a cada negocio que cumpliera una serie de requisitos. Además, aprobamos la exención de la tasa de veladores en función de las mesas que tuvieran, una ayuda que también hemos mantenido este año y se ha prorrogado.

Esto es una crisis viva y, hasta que no desaparezca, el Ayuntamiento va a estar del lado de los ciudadanos y de cualquier sector que lo esté pasando mal y por tanto intentaremos ayudar. Ojalá no haga falta dar más ayudas porque eso significará que ya se ha acabado este infierno.

Por otro lado, Torrejón se ha caracterizado siempre por tener eventos multitudinarios muy importantes, ya no sólo a nivel local, sino a nivel autonómico, como los eventos de Navidades o cualquier otro tipo de evento que se basa en la calle y en grandes acumulaciones de personas y eso no nos lo podemos permitir ahora mismo. Por ello, hemos agudizado nuestro ingenio y hemos cambiado el formato de distintos eventos como por ejemplo la Feria de Desestocaje, que tradicionalmente se montaba en una carpa, en un recinto cerrado y con más de 100 establecimientos o stands que representaban a establecimientos del municipio.

Como eso no se puede hacer porque no se puede garantizar esa seguridad, lo que hemos hecho en colaboración con los comercios es crear un formato nuevo en el cual se va a hacer una Feria del Stock que se basa en productos muy buenos, a buenos precios, pero en cada uno de los establecimientos que quieran participar. El Ayuntamiento lo va a promocionar, pondrá toda la señalética, pondrá también todo aquello que identifique a esos comercios y son los comercios los que desde sus propias tiendas podrán vender todos aquellos stock que por desgracia tendrán, ya que ha sido un año muy muy complicado.

¿Cómo considera que el teletrabajo ha podido afectar o vaya a afectar en un futuro al municipio?

I.V. Supongo que ha afectado como a cualquier otra ciudad. A raíz de la pandemia ha habido mucha gente que está haciendo y realizando el teletrabajo. En este sentido no tengo nada que comentar. Obviamente, si el teletrabajo es necesario porque hay una pandemia, pues no hay nada que discutir y se debe acatar tal y como se ha acatado también en la Administración pública. Y si las empresas deciden implantar el teletrabajo cuando desaparezca la pandemia, pues ya será cada una la que decida si es bueno o no tanto para sus trabajadores como para su negocio.

¿Cuál ha sido el momento más difícil en su labor como alcalde? ¿y el más entrañable?

I.V. Todos los momentos están relacionados lógicamente con el coronavirus. Por desgracia, tenía muchos recuerdos antes, pero todos se han borrado porque la pandemia los ha superado desde el punto de vista sentimental.

Los buenos recuerdos están relacionados con la satisfacción de ver cómo mucha gente (que en esos momentos tenía mucho miedo y mucha preocupación) se sentían más seguros entregarles, por ejemplo, 10 mascarillas en cada uno de los buzones. Es decir, los repartos de mascarillas o los estudios serológicos que hicimos en su momento… Son momentos de mucha satisfacción porque fueron momentos de mucho esfuerzo personal y conjunto, de un gran equipo de personas que nos dejamos todo para intentar ayudar a nuestros vecinos.

Momentos tristes también recuerdo muchos. Recuerdo una vez que nos llamó una trabajadora de un centro de mayores para pedirnos material de protección porque ella era la que tenía que meter los féretros de los fallecidos en las bolsas. También recibimos llamadas de personas que necesitaban auxilio y no había ambulancias para ello… Hay muchas historias anónimas que son muy duras y que todos hemos vivido.

Se han adelantado las elecciones autonómicas, un Gobierno con el cual los municipios deben trabajar coordinadamente ¿Cómo afecta esto a su ayuntamiento?

I.V. Esperemos que nos afecte lo menos posible. Las Administraciones siguen funcionando y, por ejemplo, la Comunidad de Madrid acaba de empezar la obra del Colegio de Educación Especial Público y en breves va a empezar también las obras del Palacio de Justicia. Por tanto, yo deseo tanto como militante de un partido y como ciudadano en general, que la actual presidenta de la región lo continúe siendo, y espero que lo haga con mayoría.

En relación a aquel mantra que colocaron los nuevos partidos sobre que las mayorías absolutas no son buenas, los propios ciudadanos han visto que si ahora hubiera gobiernos sólidos no se estaría discutiendo tanto, sino que estaríamos más preocupados en lo que de verdad importa.

Por tanto, reivindico y hago un llamamiento a que vuelvan las mayorías absolutas. Cada cuatro años si no lo haces bien, te pueden echar a la calle. Un ejemplo muy claro es: si tú estás acostumbrado a trabajar moviendo cajas y utilizas las dos manos para mover 100 cajas al día, no tener mayoría absoluta significa tener que mover el mismo número de cajas pero solo con una mano. Por ello, ojalá que los ciudadanos se hayan quitado ese miedo y vuelvan al bipartidismo, porque creo que es muy bueno y muy necesario para la gestión. Y si de estas elecciones conseguimos que salga un gobierno más sólido que el que había, creo que beneficiará altamente en general a todos los ciudadanos y por supuesto también a las Administraciones que representan la sociedad.

¿Qué le pediría al nuevo Gobierno de la Comunidad?

I.V. Le pediría que nos tenga presentes. No pedimos ni más ni menos que el resto de ciudades. Que recibamos lo justo y que colaboremos estrechamente para mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos. He de decir que durante todos los años que llevo siendo alcalde, la Comunidad de Madrid nos han tenido muy presentes. Por tanto, si conseguimos entre ambas Administraciones que vengan más empresas, generaremos más empleo y más riqueza, no sólo para nuestra ciudad, sino también para la Comunidad.

¿Qué le gustaría que los demás madrileños conocieran de su municipio?

I.V. Me gustaría que, como hasta ahora, sigan viniendo -cuando vuelva la normalidad- a disfrutar de nuestra ciudad y de nuestros eventos, de la alegría de la gente, de la hospitalidad de la gente, de la juventud, del dinamismo, de nuestros parques y de nuestro ocio. Y por supuesto también de nuestra hostelería y de nuestro comercio, ya sea en sus fiestas, los mercados medievales, las mágicas navidades o cualquier otro de nuestros eventos. Somos una ciudad hospitalaria, humilde, noble y que nos gusta disfrutar cuando tenemos que disfrutar y hacerlo con seguridad y bien organizado. Y cuando hay que currar, pues también curramos, lógicamente.