hospital Isabel Zendal

Las obras del hospital de pandemias Isabel Zendal llegan al 20%

| 14/8/2020 07:45

La ejecución de las obras del nuevo hospital de pandemias Isabel Zendal alcanzan el 20 por ciento y dispondrá de alta tecnología de seguridad para evitar contagios entre usuarios y profesionales, como un sistema de identificación biométrica con reconocimiento facial y de monitorización IoT (Internet of things) para garantizar que la circulación de personas se hace con distancia de seguridad.

Así lo ha detallado el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, durante una visita a los trabajos de construcción de este nuevo hospital, ubicado en Valdebebas, para atender una posible ola epidémica de Covid-19, así como otras emergencias o catástrofes sanitarias.

Escudero ha detallado que la estructura del hospital ya es visible para esta instalación que, además, podrá utilizarse como centro de apoyo durante las campañas de la gripe estacional y contará en sus instalaciones con un Centro de Contingencia del SUMMA 112, una base «espejo» que dará apoyo a la actual de la calle de Antracita (Legazpi) para dar soporte a todo el transporte de urgencia y emergencia de la Comunidad de Madrid.

Tecnología de última generación

El centro estará dotado de tecnología de «última generación» para reforzar la seguridad de los usuarios con un servicio de identificación biométrica, tanto para pacientes como para profesionales, a través de reconocimiento facial basado en Inteligencia Artificial y de huella dactilar mediante sensores biométricos.

Además, el recinto hospitalario dispondrá de un sistema de «vanguardia» para monitorizar a los usuarios mediante tecnología IoT (Internet of things) que servirá para garantizar la adecuada circulación entre pacientes y profesionales, por los circuitos diferenciados de ‘limpio’ y de ‘sucio’.

Maqueta hospital de pandemias Isabel Zendal

También se reforzará la seguridad de las zonas más sensibles con la gestión de permisos para el acceso a áreas restringidas del hospital como la UCI, la farmacia, los laboratorios y el Almacén Central/centro logístico, que contendrá equipamientos de electromedicina de alto valor y material sanitario esencial para la gestión de las emergencias sanitarias como los Equipos de Protección Individual (EPI).

Escudero ha remarcado que el hospital Isabel Zendal representa una infraestructura sanitaria «polivalente» que permitirá no solo afrontar al Covid-19, sino emergencias, catástrofes u otras necesidades asistenciales.

Obras a «buen ritmo»

Las obras de este nuevo centro arrancaron el 1 de julio y prosiguen a «buen ritmo», dado que ya han terminado la movilización de tierras y edificación, entregándose los terrenos de cada lote de edificación a las seis constructoras adjudicatarias.

También han concluido trabajos de «pilotaje» prácticamente en todos los edificios y la estructura se ha comenzado a levantar con la ejecución del 20 por ciento de obras del futuro hospital que se prevé que esté construido completamente el próximo otoño.

Además, se ha decidido ampliar la altura del almacén de la instalación a 12 metros y se integrará el acceso al edificio del Instituto de Medicina Legal al futuro aparcamiento del centro.

El consejero de Sanidad ha desgranado que si algo han aprendido de la pandemia es que se requieren espacios «versátiles, dinámicos y multifuncionales» con capacidad de transformación «ágil» y «con todas las medidas de seguridad».

Tres pabellones sectorizables

La superficie total del nuevo Hospital alcanzará más de 45.000 metros cuadrados organizados en tres pabellones de 7.800 metros cuadrados cada uno; el centro logístico/Almacén Central del SERMAS, de 7.900 metros cuadrados; una avenida peatonal; y un edificio de usos múltiples que integrará el centro regional de coordinación de epidemias, entre otros espacios.

Para poder atender cualquier tipo de epidemia/pandemia en el futuro, el nuevo hospital público de la Comunidad de Madrid será polivalente, basado en pabellones sectorizables y modulables, para habilitar únicamente la parte necesaria y, así, ser capaz de adaptarse a cualquier plan funcional.

Se organizará modularmente en torno a controles de enfermería de 48 50 camas y contará con un total de 50 puestos de UCI y Cuidado Intermedios. Asimismo, habrá áreas de Diagnóstico por imagen (salas convencionales y portátiles de rayos X, un equipo de TAC, una reserva de ecógrafos, etc.) y un laboratorio.

Tendrá asimismo salas polivalentes de curas, que podrán habilitarse como quirófanos, zonas de CMA (cirugía mayor ambulatoria) o sencillas salas de curas, para poder practicar intervenciones menos complejas.

Agencias