intercambiador Valdebebas

El intercambiador de Valdebebas y la ampliación de la L3 de Metro arrancarán en enero

| 21/9/2021 13:00 | Actualizado: 21/9/2021 13:39

La construcción del intercambiador de Valdebebas arrancará entre enero y febrero, mientras que la prolongación de la Línea 3 de Metro a El Casar lo hará a principio de año y la de la L11 lo hará a lo largo de 2022.

Así lo ha detallado el consejero de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, David Pérez, durante su intervención en una ponencia organizada por Executive Forum.

Ha indicado que uno de los objetivos es el de potenciar la intermodalidad, para lo que se sumarán cuatro intercambiadores de transporte a los cinco ya existentes y que permitirán dar «acceso» a la capital ofreciendo a su vez alternativas de movilidad.

En el caso de Valdebebas, ha indicado que se financiará con fondos europeos y que le seguirá el intercambiador de Conde de Casal que tiene los trabajos «muy avanzados» para arrancar su construcción.

A lo largo de 2022 también se llevarán a cabo otras intervenciones como la unión del aeropuerto con Alameda de Osuna, una pequeña obra en la L10 o el arranque de la construcción de la prolongación de la L8, que contará con tres estaciones para «la nueva ciudad que va a nacer» en Valdebebas, además de la proyección de los servicios de transporte para Madrid Nuevo Norte.

Decálogo de movilidad

El primer aspecto del decálogo de movilidad presentado este martes es la «libertad de movimiento», una apuesta porque el ciudadano sea quien «elija dónde, cómo y cuándo» trasladarse, con la responsabilidad de la Autonomía de ofrecer «alternativas e información en tiempo real».

La vertebración territorial es el punto dos y también juega un importante rol en el futuro de la movilidad en la región, porque es el instrumento necesario para el «equilibrio territorial» que se «traduce en oportunidades». En este aspecto, se eliminarán las dos coronas de transporte más alejadas, lo que afectará a 129 municipios rebajando lo que tienen que pagar por este transporte.

La sostenibilidad es otro de los ejes, pero ha matizado que esta apuesta, que se sustentará en los fondos europeos, tiene que ir de la mano del «crecimiento económico» y ha puesto en valor proyectos como la red ciclista, el hidrógeno verde en el taxi o la apuesta de Metro de Madrid de poder generar electricidad por su propia inercia.