Logotipo 365 Smart Cities
Pinturas de Alex Katz en el Museo Thyssen de Madrid

Alex Katz pinta de amarillo las paredes del Thyssen de Madrid con su retrospectiva

Cuadros de grandísimo formato y vibrantes colores se contrastan con las paredes amarillas que acogen la retrospectiva de Alex Katz en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza de Madrid. Allí se reúnen cuarenta obras que cubren, en algunos casos, casi toda la pared que presume a cada una de ellas. Una exposición que llenará de arte figurativo a la capital hasta el mes de septiembre.

Hijo de inmigrantes rusos, Alex Katz es un artista estadounidense de casi 95 años, aún en activo, de gran referencia en la pintura figurativa norteamericana e importante precursor del pop art. Con casi seis décadas de trabajo expuesto en el museo madrileño, el propio pintor ha sido partícipe de la preparación de la exposición, lo que ha calificado Guillermo Solana, director artístico del museo y comisario de la muestra, como ‘‘tener una línea directa con Dios’’.

La retrospectiva de Alex Katz en el Thyssen de Madrid, la primera que se realiza del artista en España, estaba programada para exhibirse en junio del 2020. Sin embargo, tras la evolución de la pandemia producida la Covid-19, se había postergado sin seguridad de que pudiese celebrarse. Solana describió las gestiones como complejas dada la subida de los precios del transporte de las obras en préstamo y el aplazamiento de prácticamente dos años de la exposición.

Retratos, retratos, un paisaje y más retratos

Los paisajes y las flores tienen la pincelada particular de Katz, aunque estas últimas parecieran hacer guiño a la obra de Georgia O’Keefe. Sin embargo, el pintor norteamericano ha encontrado musas en su mujer Ada y su nuera Vivien, quienes son protagonistas de una gran cantidad de retratos que ha producido el artista en casi medio siglo.

Alex Katz Madrid Thyssen
White Lilies, 1966. Milwaukee Art Museum, donación de Jane Bradley Pettit. © Alex Katz, VEGAP, Madrid, 2022.

Hay una ambición de Katz en estos retratos, quizás en un deseo por abarcarlo todo y llenar de color las caras inexpresivas, por despistar al espectador del acostumbrado expresionismo abstracto de los años cincuenta, pero siguiendo el mismo estándar de tamaño de esta representación. Además, sus primeros retratos tienen la particularidad de mostrar a los personajes flotando en ambientes unicolores que no demuestran referencias espaciales, característica que genera mayor curiosidad ante el contraste de colores, como si estos dos elementos estuviesen separados en el mismo lienzo de formato monumental.

Se mantienen los temas, cambian las perspectivas

Pararse frente a los inmensos óleos de Alex Katz es sentirse en una experiencia inmersiva, sin necesidad de luces ni proyecciones. En los cuadros del pintor hay miradas seductoras y otras melancólicas, aunque su idea siempre ha sido mantener las representaciones sin emociones añadidas, solo perspectivas diferentes. Hay flores y moda. Hay colores brillantes y oscuros. Hay una pizca de pop art, pero no hay una automatización de su pintura: el resultado de cada pieza es diferente.

Alex Katz Madrid
Fotografía: Madrid 365 | @farohopper en la fotografía.

Óleos como The Black Jacket (1972) y Nicole #1 (2016) son lienzos que se asemejan más al storyboard cinematográfico que a una serigrafía. De hecho, hay una estrecha relación entre su obra con el séptimo arte en sus retratos. Hay planos americanos representados en obras como Summer Tale (2006), o primeros planos como el de Red Coat (1982).

Colaboraciones y préstamos enviados a Madrid

Esta muestra, que cuenta con la colaboración de la Comunidad de Madrid y de las Rozas Village para la visita virtual, se presenta de manera cronológica en un recorrido por las casi seis décadas de trabajo del artista. Con 35 óleos y algunos estudios, esta muestra invita al espectador a sentirse ‘abrazado’ por cada lienzo, dado su gran tamaño. 

Alex Katz Museo Thyssen
The Cocktail Party, 1956. Colección privada, Chicago. © Alex Katz, VEGAP, 2022.

Gran parte de las obras que se exhiben en la pinacoteca madrileña provienen préstamos de museos neoyorquinos como el Whitney Museum of American Art o el Metropolitan Museum of Art. Las colecciones privadas han facilitado icónicas piezas como Blue Umbrella #2 (1972) o The Cocktail Party (1965), mientras que The Albertina Museum (Viena) ha cedido en préstamo el óleo Grey Night (1999).

Un Katz para el Thyssen

Alex Katz Vivien Museo Thyssen
Vivien, 2016. Colección Borja y Blanca Thyssen-Bornemisza © Alex Katz, VEGAP, 2022.

La exposición de Alex Katz estará disponible hasta el próximo 11 de septiembre en Madrid. Sin embargo, Borja y Blanca Thyssen-Bornemisza adquirieron Vivien, un retrato secuencial de la nuera del artista estadounidense, que quedará depositada en el Museo Thyssen-Bornemisza tras la finalización de la temporal de la pinacoteca. Además, el museo ha preparado una lista de reproducción en Spotify con las preferencias musicales del artista.

Esta muestra puede visitarse de martes a sábado desde las 10:00 hasta las 21:00 horas, y los domingos de 10:00 a 19:00 horas. Los interesados pueden adquirir sus entradas haciendo click aquí, o en las taquillas del museo, ubicado en el Paseo del Prado, 8.

Última hora