La cadena de supermercados Sánchez Romero ha triplicado el volumen de sus ventas no presenciales durante el confinamiento, al pasar del 6 al 19 por ciento.