Como medida ante la crisis por COVID-19, en abril destinará 160.000 euros para cubrir las necesidades básicas de 2.000 vecinos del barrio de San Blas-Canillejas