alta velocidad madrid oviedo

La alta velocidad conectará Madrid con Oviedo en menos de tres horas

| 30/11/2023 12:19

La primera línea de alta velocidad en Asturias que se inaugura este miércoles permitirá conectar Madrid con Oviedo en menos de tres horas en su fase final, cuando Renfe reciba los trenes Avril de Talgo, gracias a la nueva Variante de Pajares, una infraestructura que llega después de 19 años de obras y una inversión que alcanza los 4.000 millones de euros.

En concreto, Renfe comenzará este jueves las primeras operaciones comerciales en esta ruta con al menos tres circulaciones diarias, una cuarta de lunes a sábado y una adicional los viernes en el sentido Madrid-Gijón. En el sentido contrario habrá un sexto servicio, todo ello con trenes Alvia e Intercity (en ningún caso serán AVE, puesto que tienen que cambiar de ancho de vía).

La alta velocidad discurrirá desde Madrid hasta Pola de Lena (la primera parada ya en territorio asturiano), con parada en Segovia, Valladolid, Palencia y León. Más allá de Pola de Lena parará en Mieres, Oviedo y finalmente en Gijón, aunque ya sin ser alta velocidad, sino que compartirá vía con los trenes de Cercanías.

Por ello, en una primera fase, de Madrid a Oviedo se tardará entre 3 horas 39 minutos y 3 horas 58 minutos, dependiendo del número de paradas. Sin embargo, cuando Renfe reciba finalmente de Talgo los nuevos trenes Avril, se recortará a 2 horas 43 minutos, frente a las 4 horas 28 minutos que se demora actualmente este trayecto.

Un retraso de hasta 13 años

La infraestructura que permitirá este nuevo hito en la historia ferroviaria del país es la nueva Variante de Pajares, un tramo de 50 kilómetros de longitud, de los que el 80% transcurren en túneles, y en el que han llegado a trabajar hasta 4.000 personas a la vez.

Las obras comenzaron en 2004 y, pese a estar prevista su apertura en 2010, la complejidad geológica y morfológica del macizo montañoso que atraviesa ha provocado un retraso de hasta 13 años. De hecho, uno de los 12 túneles que tiene será de 25 kilómetros, convirtiéndose en el séptimo más largo del mundo.

La profundidad a la que discurre este túnel es más largo que la isla de Manhattan. Este alcanza 1 kilómetro, lo que equivale a la altura de las Cuatro Torres de Madrid, una encima de otra, o al rascacielos Burj Khalifa.

La infraestructura original se inauguró el 15 de agosto de 1884 por los reyes Alfonso XII y María Cristina y, aunque ha quedado obsoleta, todavía se seguía usando. La nueva Variante recortará en más de una hora el tiempo de viaje entre la capital y la región con los trenes actuales.

En la construcción de esta obra han participado las principales constructoras del país, como Acciona, ACS, FCC, Ferrovial, Sacyr o San José o además de otras como Azvi, Copcisa, Asch, Comsa o Sando.

El viaje inaugural, que ha partido de Chamartín sobre las 13:30 horas, ha contado con la presencia del Rey Felipe VI, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el nuevo ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, Óscar Puente, y los presidentes de Asturias y Castilla y León, Adrián Barbón y Alfonso Fernández Mañueco, respectivamente.