‘La historia interminable’, el musical que no querrás que termine

| 26/10/2022 08:04 | Actualizado: 26/10/2022 09:22

‘La historia interminable’ marcó a toda una generación. El libro, escrito en 1979 por el autor alemán Michael Ende, y la posterior adaptación cinematográfica, estrenada en 1984, fueron la almohada sobre la que se recostaron infinidad de niños con el fin único de dejar volar su imaginación.

Más de 30 años después, la historia de Fantasia llega al Teatro Calderón en forma de musical. Un espectáculo que nos vuelve a transportar a ese mundo de personajes fantásticos y nos convierte a todos, nuevamente, en niños pequeños con unas ansias inmesurables de soñar.

El musical arranca con Bastian, el protagonista, escondiéndose en la librería del señor Koreander tratando de huir de los abusones de su colegio. Allí, se encuentra con un libro que despierta su atención: ‘La historia interminable’.

No han pasado ni diez minutos desde el inicio del espectáculo que ya nos llevamos una de las mejores lecciones de la noche: «El que nunca leyó un libro de fantasía solo vive una vez», le dice Koreander al pequeño Bastian.

Todos aquellos que en su día nos leímos ese libro color cobre, con sus páginas de colores y con esa rareza de tener las letras impresas a la inversa, sabemos de lo que habla Koreander. Y quien no lo sepa, no importa, pues el espectáculo tiene tal despliegue de magia, luces y efectos especiales que nadie sale de ahí sin sentir que acaba de vivir una de las mejores historias jamás contadas.

Personajes fantásticos e increíbles efectos visuales

La historia gira entorno al Reino de Fantasia y como éste está siendo invadido -y poco a poco destruido- por la Nada. Ante esta situación aparece Atreyu, un joven guerrero que se compromete en encontrar la solución. Para ello, se adentrará en una aventura llena de desafíos y criaturas mágicas.

Bajo este pretexto, la representación de los personajes fantásticos es, sin lugar a dudas, el punto fuerte del musical. Su producción y puesta en escena lo ha convertido en uno de los favoritos del momento pues, más allá de la trama, el despliegue ingente de magia hace creer en ella incluso al más incrédulo.

La roca, el caracol, la tortuga de dimensiones gigantes o la araña múltiple son algunos de los animales fantásticos encargados de transformar esta historia en un espectáculo psicodélico. Por no olvidarnos del caballo, fiel compañero de Atreyu en su viaje, cuya representación está tan lograda que muchos espectadores dudan de si es un caballo real o no.

Los efectos visuales y especiales son también clave en la historia. Nadie podría pensar que un escenario de pequeñas magnitudes pudiera albergar tantos cambios, pero en apenas dos horas el Teatro Calderón consigue acoger infinitas puestas de escena.

Si en una ocasión podemos ver como el suelo se incendia con llamas, en otro momento la lluvia invade el teatro, mojando a los allí presentes. Asimismo, la tarima del escenario parece estar encantada, pues de repente absorbe a la gente o se llena de niebla para dar paso a un lobo feroz, esta vez sin que parezca real, obvio.

Voces emotivas y letras con sentimiento

Sin dejar de lado la parte fundamental de todo musical, las voces de los que lo conforman están a la altura de todo lo demás: el portento de la Emperatriz Infantil entontando «las historias morirán, este es el comienzo del final» logra calarte hondo, así como la complicidad de los jóvenes Bastian y Atreyu fusionando sus voces a la vez que afianzan su amistad.

El musical se atreve también a innovar -algo peligroso, pues a veces puede salir mal-. Actuaciones mezcladas con claqué, flamenco o rap le dan ese toque diferente y ‘español’ sin hacerte sentir que te lo están metiendo con calzador.

Por otro lado, el hecho de que todas las canciones estén escritas y cantadas en español hace que no se pierda el hilo de la historia. Sin embargo, como no podía ser de otra manera, la obra termina con ‘Never ending story’, canción oficial de la película, y que en esta ocasión sí es interpretada en su versión original.

Finalmente, dejando toda esta ‘parafernalia’ a un lado, el musical logra alcanzar su último cometido: llegar a lo más profundo de cada uno. La escena del caballo hundiéndose en el pantano de la tristeza es, indudablemente, la más emotiva, mientras que aquella en la que Atreyu se monta encima de Fujur y comienza a volar por los aires del teatro es, probablemente, la más impactante.

En definitiva, el musical ‘La historia interminable’ te atrapa hasta tal punto que desearás que no termine nunca, como su propio nombre bien indica. Consigue tus entradas a través de este enlace.