madrid festivales irregularidades

Festivales de música en Madrid: irregularidades, cambios y algunas cancelaciones

| 04/9/2022 08:00 | Actualizado: 12/9/2022 11:42

El verano del 2022 se ha convertido en la temporada idónea para demostrar la capacidad que tiene Madrid para acoger macrofestivales musicales como los que se han celebrado en las últimas semanas. Con la música como motivo principal para la reunión de personas de todos los rincones de España y de otros países, estos festivales se han desarrollado, en gran medida, con normalidad, sin percances y con mucha emoción tras dos años desde el inicio de la pandemia. Sin embargo, esto no significa que no se hayan producido algunas irregularidades, cancelaciones y cambios de último minuto en algunos de ellos.

Facua, la asociación dedicada a la protección y defensa de los derechos de los consumidores en España, ha denunciado a festivales como Madrid Puro Reggaeton Festival.

El secretario general de Facua, Rubén Sánchez, ha lamentado que los organizadores de este tipo de eventos «se crean impunes» y ha denunciado que las «irregularidades» han aumentado en los últimos años, pero en 2022 «ha sido el summum de las anomalías y los fraudes».

Quejas ante las prohibiciones

La principal queja de los usuarios es prohibir el acceso al recinto con comida o bebida, aunque también el descontento se produce por cambios de ubicación sin derecho a reembolso y sin antelación; bajas de artistas sin que se compense a los afectados; cancelaciones; limitar el plazo para la devolución de dinero; no permitir pagos en efectivo; cobrar por recuperar el dinero de las pulseras ‘cashless’; colas; finalización a mitad del evento; y exceso de aforo.

A continuación haremos un repaso de los festivales multitudinarios que han generado más polémica en la capital española debido a sus limitaciones, irregularidades, falta de comunicación, cambios sin previo aviso y percances.

Madrid Puro Reggaeton Festival (25 y 26 de junio)

Uno de las cancelaciones que más ha resonado este año ha sido la del Madrid Puro Reggaeton Festival. La suspensión del evento ocurrió 24 horas antes del pistoletazo de salida, el 24 de junio. De hecho, esta cancelación ocurrió porque la Comunidad de Madrid no autorizó su celebración en la Caja Mágica, ya que no cumplían con las condiciones de seguridad necesarias. Además, Facua abrió recientemente otro expediente contra el festival debido a la limitación de 14 días para solicitar el reembolso del dinero de las entradas a los asistentes del evento.

«Algunos de ellos se organizan sin tener cerrado el lugar de celebración o teniendo algo provisional. Otros venden más entradas de las que deben. Cada vez se sabe que hay más prácticas que son fraudulentas», ha expresado el portavoz de Facua.

Fan Fan Fest

El festival, que tenía intenciones de realizarse en el Recinto Ferial de Ifema Madrid el 11 de junio, anuncio su cancelación a través de una publicación en Instagram anunciando el aplazamiento del evento sin mayor detalle. De hecho, es el último post que ha hecho el Fan Fan Fest en esta red social. Como ocurrió con el Madrid Puro Reggaeton Festival, este evento no cumplía con los requisitos mínimos de seguridad exigidos por el recinto.

Fan Fan Fest cancelación

Festival Boombastic Madrid

Este festival tenía como idea original celebrarse en la Caja Mágica en Madrid, sin embargo, a pocas semanas de celebrarse el evento, este se trasladó al Auditorio Miguel Ríos, ubicado en Rivas-Vaciamadrid. De hecho, el municipio madrileño puso a la venta 1.000 abonos al 50% para asistir el Festival Boombastic en su nueva localización, una medida que se implementó la misma semana en la que se celebrara el evento. 

Más reciente cancelación: Mad Cool Sunset

Los organizadores del festival anunciaron la cancelación el pasado lunes 29 de agosto, tras confirmar que la banda Rage against the machine no formaría parte del cartel propuesto con anterioridad por el Mad Cool Sunset. Lo que causó disgusto entre los posibles asistentes y por lo que Facua tomó cartas en el asunto fue causado por la intención del Corporate Mad Group de no devolver los supuestos gastos de gestión a aquellas personas que soliciten la devolución de las entradas tras la cancelación del evento.

Más festivales, más reclamaciones

El experto de Facua y el portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), Enrique García ha señalado que este verano se han celebrado muchos festivales, lo que conlleva a que haya más reclamaciones.

Ambas organizaciones han pedido una mayor participación de las administraciones en este tipo de problemas porque «los usuarios están abandonados» y lamentan que existan «lagunas» en la legislación y «falta de garantías«. «Hemos pedido al Ministerio de Consumo que, a consecuencia de los abusos a los usuarios, se regule la celebración de estos eventos para garantizar los derechos de los consumidores», ha precisado el portavoz de la OCU.

Por su parte, Rubén Sánchez desea que la administración actúe con mayor dureza, especialmente en materia económica, porque «el mensaje que trasladan a los promotores es que las multas impuestas son menores de las ganancias que obtienen«.

Los festivales se han defendido ante las denuncias

Al respecto, la Asociación de Festivales de Música se ha defendido, a través de su abogada Belén Álvarez quien, ha insistido en que los aspectos negativos «son casos puntuales» y pide no generalizar. «Hay una regulación rigurosa y la mayoría de los festivales cumple a rajatabla«, ha sentenciado.

La portavoz ha declarado que, según datos del Ministerio de Cultura, en 2019 hubo cerca de 800 festivales en España, por lo que prevé que tras superar la pandemia, los eventos han incrementado en número. «Antes no había tantos, pero se ha crecido mucho y algunos festivales se han profesionalizado. Varios estudios constatan que los festivales son muy positivos social y culturalmente y también desde el punto de vista económico«, ha enfatizado.

Los últimos datos de la música en vivo apuntan a que se facturó 157.637.491 euros en venta de entradas en 2021, un 13,7% más que en 2020, que se cerró con 138.580.764 euros, según el Anuario de la Música en Vivo 2022, publicación editada por la Asociación de Promotores Musicales. Sin embargo, antes de la pandemia, las cifras superaban ampliamente los 350 millones.

Para Álvarez, la pandemia ha hecho estragos en la industria porque «otro año más parado significaría la desaparición del sector» y también ha provocado «el solapamiento de fechas» pero en ningún caso, considera que se debe hablar de «exceso» porque «es contenido cultural y eso no sobra«. «Puede que también el público haya cogido con más ganas los festivales este verano y es cierto que todo parece indicar que la asistencia ha sido mayor, pero creo que eso es buena señal de que la gente vuelve a la normalidad», ha defendido.

Piden más agilidad para las licencias

Asimismo, ha asegurado que la organización de los festivales conlleva un gran trabajo, ya que ha recalcado que «la puesta a punto y organización se realiza durante todo el año» y ha insistido en que «no son eventos improvisados«.

Desde el sector se ha pedido que aquellos festivales que se realicen bajo las mismas condiciones, no sea necesario tramitar otra licencia y que se busque «un sistema más ágil». «La normativa autonómica otorga en algunas ocasiones las licencias a última hora, por eso hay festivales que se caen o que penden de un hilo. Los trámites burocráticos son muy lentos«, ha criticado la abogada.

Sobre las principales quejas de los usuarios ante la prohibición de entrar comida y bebida en los recintos, Álvarez ha manifestado que estas reclamaciones que realiza Facua «no prosperan» y defiende esta medida «porque puede no haber seguridad alimentaria si entran alimentos de fuera«.